noviembre 05, 2007

Aire (Si, para mi también)


Su sueño había sido siempre un Corvette rojo como el de muelle 56. Desde chico miraba la serie al llegar de la escuela mientras comía en casa de su abuela. Lo miraba y se veía manejándolo por la costanera frente al aeroparque, en reemplazo de algún bulevar de Los Ángeles. Se veía a veces con las llaves en la mano, apoyado sobre el capot, casi agachado por la baja altura del auto, pero siempre sonriendo, con lentes oscuros y mirando el río marrón, lejos de aquellas playas de arena y bikinis, lejos de los atardeceres dibujados por el smog nublando el sol naranja.
Nunca había podido hacer siquiera el viaje. Ya de más grande se hubiera conformado con ver la playa y ese atardecer contaminado sentado en un banco y a la espera de algún Corvette que pasara por ahí al menos. Nunca había podido cumplir su sueño.
Desde el asalto, su vida había cambiado totalmente. Hasta entonces habían atracado bancos pero nunca con un resultado tan bueno. Valió la pena la espera, la planificación rigurosa y la logística. Ya habían pasado casi dos años y todavía daba vuelta la cara cuando se le acercaba un policía.
Sonrió al acordarse de la vez que lo pararon en aquel control de la General Paz y Libertador, al volver de la fiesta del Ruso. Le costó cincuenta mangos las dos copas de champagne del brindis luego de la alcoholemia pero la sensación del sudor frio en la espalda la sentía a cada rato.
No podía olvidarse de la cara del tipo que estaba pescando junto al desagüe cuando salieron con el bote. Los miraba sin entender nada, casi atónito. Cuando vio la entrevista que le hicieron por la tele se sintió casi capturado. Pensó que todo estaba perdido y que sólo era cuestión de tiempo hasta que dieran con ellos. Hasta hoy, creía verlo en flashes entre los pescadores de la costanera, para luego convencerse de la existencia del fantasma de esa cara.
Por todos lados todo el mundo hablaba de ellos, claro, sin saber que los tenían en frente comprando el diario, el pan o cargando nafta. Admitía por aquel entonces sentir cierta especie de orgullo, que se fue apagando con el tiempo, reemplazándose por una sensación casi incontenible de tener el secreto bien guardado, más de una vez tentado a contarlo en una borrachera, a modo de broma.
El chivo uruguayo solucionó un poco las cosas y calmó las aguas. Fue cuando decidieron que lo mejor era dispersarse. No volvió a ver a los muchachos desde entonces, ya casi dos años. Ni siquiera una llamada, como habían quedado que sería. Todo a la perfección y cumplido al pie de la letra. La policía cargaba con su muy bien ganada fama de ineficiencia pero tampoco la subestimaban. Soñaba con los rostros de cada uno de los ratis que salieron por la tele en esos días.
La plata no la había tocado. Bien guardada en la caja de madera, dentro de una bolsa y enterrada en el jardín. El miedo de billetes marcados con la numeración registrada lo hacia temblar. Se preguntaba una y otra vez para qué lo había hecho si no podía disfrutarlo después de tanto riego.
Para qué tenia tanta guita si ni se animaba a ir al mercado a comprar asado y pagar con ella. Y las veces que andaba seco esa pregunta no lo dejaba dormir. Las veces que su jefe le gritaba en la cara, casi insultándolo porque necesitaba descargar su mal humor con alguno de sus esclavos, se mordía los labios conteniendo las ganas de decirle que había tenido un rifle en la mano con el que apuntó a diez personas durante dos horas, dispuesto a volarles la cabeza ante el menor movimiento, y que no tendría ningún inconveniente en volársela a él así se quedara quieto hasta acalambrase.
Su vida era un calvario. No le quedaban amigos porque se había alejado de ellos, un poco por protegerlos y un poco por paranoico. Se había peleado con Silvia dos meses después del robo cuando sus días giraban en torno al miedo, la inseguridad y la desconfianza de todo. Nada le venía bien. Nada lograba calmarlo. Estaba solo en casa de su primo, que lo alojó luego de concretar su nuevo estado de soltería forzada, forzada por él mismo. Ya no iba más al club, no salía los fines de semana, no podía pensar en esas vacaciones que tanto necesitaba y que tanto bien le harían, o al menos eso imaginaba. Trescientos cincuenta y seis mil doscientos ochenta dólares. Es increíble como el monto disminuye cuando se trata de plata negra al igual que con las incautaciones de drogas. Las cajas de seguridad servían para eso y ellos lo sabían. Casi tres palos verdes terminaron siendo dos luego de las declaraciones de los asaltados, que se morirían de un infarto si supieran que la mitad de las joyas terminaron en las cloacas. La otra mitad se las había llevado Juán, diciendo que las podía colocar en Paraguay, exceptuando el anillo que se quedó en cuanto lo vio, y automáticamente pensó en ella.
Dos veces estuvo por desenterrar el tesoro. El día que Silvia le habló de casarse y el día de su cumpleaños de ese año, cuando no tenía un mango y puteó el hecho de haber nacido un día veintitrés hasta que la noche y la cerveza lo durmieron.
Cuando entró en la casa se dio cuenta que era jueves porque no había nadie. Su primo jugaba al futbol ese día y la mujer aprovechaba para salir con las amigas. Se sirvió un fernet y se sentó en el sillón. Prendió la tele pero sólo para tener algún ruido de fondo, alguna compañía. Levantó los mensajes del contestador y en cuanto escuchó el “hola” se le aflojaron las piernas. “Es mi cumpleaños, pensé que te acordarías. Si querés pasá por casa a cenar”. Claro que se acordaba y se había arrancado los dedos durante el día para no llamar. Miró el reloj de la cocina como si estuviera esperando que sea la hora de nada. Era la hora de desenterrar el pasado y el anillo y el Corvette.

26 comentarios:

Gabu dijo...

Ante todo me E-N-C-A-N-T-A la imagen de su "nueva" (?) cachipollas... :)

Gabu dijo...

GUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!
Si algún día Usted tiene un CORVETTE aunque sea escasos minutines,me deja ser su amiga por interés? ;)

P.D.:Después de todo una vuelta manzana en un CORVETTE nu se le niega a nadie(S),no?
(ya cumplí mi sueño de la HARLEY,sólo me falta el CORVETTE y moriría happy!) :)

BESINES...

Mayfly dijo...

Jajajaja. Cachipollas!? Espero que algúnn día me explique esto.

Mayfly dijo...

Si, claro que la dejo se mi amiga por interés. Por lo menos me stá avisando y su sinceridad vale.

Hasta la dejaría sacarlo a fondo para que marque un poco el asfalto.

reina imposible dijo...

Que bien que este siguiendo la pauta de los ejercicios de respiración.
1,2 y 3...
4,5 y 6...
jajajaja.

No se le escapó ningún detalle en su relato de bandido: No confesar(con tragos imaginese que tal metida de pata) no gastar el botín, vivir con el miedo.
Pero si me metiera a bandida, haria como de Niro en una película, nunca cargaría con nada que no pueda llevar en un maletín de mano y menos tener un amor, nada que me ate si tengo que huir.

Buen comienzo de semana
un beso grande
reina imposible

Mayfly dijo...

Reina:

Jajajajaja. Le explico un poco esto. Hace unos años ocurrió este robo en un banco de la zona norte de la provincia de Buenos Aires. Y escaparon de la manera que relato. Lo demás es todo invento. O no? Bueno... no estoy borracho pero no doy más detalles. jajajaja

Un beso grande Reina. Ya paso por ahi.

reina imposible dijo...

si se va a emborrachar y es de los que dice la verdad, me invita. Yo quiero escuchar sus confesiones y sobre todo tomarme unas copas.

El paseito en el corvette es tentación! encima rojo. es demasiado...

un beso enorme. ya le respondo sobre mi post.
reina imposible

Mayfly dijo...

Mi reina:

No hace falta trago alguno para que diga la verdad. No me hace falta mentir nunca, excepto jugando al truco, que es un juego de cartas de acá, en el que lo principal es engañar al contrario.

Por lo del paseo cuando quiera, aunque el corvette se lo tendrá que imaginar, al igual que yo.

Por los tragos, también cuando quiera, sólo que lejos del corvette, si?

If you´re driving, don´t drink, if you´re drinking, don´t drive.

See you.

Gabu dijo...

Cómo ya olvidó que ese bichito al que yo llamé libélula en un principio,Usted dándome el nombre científico:Ephemeróptera,le conté que se lo denominaba también cachipollas???

Mire MAY,conmigo tiene un dramón que se llama:MI MENTE!!! jajajaja

P.D.:A que si le refresco la mente diciendole que tras el apareamiento,las hembras depositan sus huevos en el agua y luego,ambos sexos extenuados mueren,se acuerda?!

Eh?Eh?Eh?Eh?Eh?Eh?Eh?
Juaaaaaaaaaaaaa...

BESETES SINCEROS :)
(a veces de tan sincera,palabra que doy asco!)

Los pedazos del hombre que yo solía ser dijo...

Aplausos, señor. Muchos aplausos. Con la cabeza quemada por Economía y todo, su relato ha logrado atraparme. Me gustó mucho de veras.

Te felicito y te mando un gran abrazo.

Mayfly dijo...

Gabu:

Jajajajaja. Todo bien, pero usted tiene el mismo dramón conmigo: My Fuckin Mind. Jajajajaja.

La verdad que ni me acuerdo mi nombre y ojalá esté muy tranquilo en la arena, pero no. Una cagada.

Con su refrescada de mente me dio un DEJA VU. Me parece que voy a buscar una vieja agenda que creo tener por ahi.

Besos

Mayfly dijo...

Pedazos:

Siempre estas cosas viniendo de usted, son un halago demasiado grande. Muchisimas gracias. Espero que Economía no lo haya quemado del todo.

Gabu dijo...

¿¿¿DEJA VU???
Naaaaaaaaaaaaaaaaa...
Deje de hinchar hombre!

“esperando que sea la hora de nada.”
Yo en lugar del FERNET me agarro una botella de CAMPARI…(soy mujer,quechelevacherrrr!)
Y a la ruta con el mismísimo horizonte de guía… ;)

P.D.:Faaaaaaaa!!! Leo la palabra CORVETTE y deliro más que de costumbre,perdón…

MORE KISSES!
(larguemos el morfi y abracemosno al chupi) jajajjaajaj ;)

mi otro yo dijo...

Hola!!!
Es un buen relato sin dudas aunque algo triste. en fin que tengas buenos días.

Te dejo un beso

Mayfly dijo...

Gabu:

Si nos abrazamos al chipi, luego viene el abrazo mutuo, junto al "hermano como te quiero!!", y seguramente más tarde un fuerte abrazo a un buzún, si es que encontramos alguno, o un arbol.

Besos y abrazos.

Mayfly dijo...

Sol:

No esté triste usted y no verá la tristeza del relato, que por otra parte no es su principal protagonista, o si?

Que esté bien. Besos

YOYI dijo...

esto es mucho para mi!!!!!!!!


nooooooooooooooooooooooooooooo
jajajajaja..


dejame que lop analize mejor...
jajajaj

besos!

Mayfly dijo...

Yoyi:

Mientras no me analice a mi, todo bien.

Gabu dijo...

Calculo que se le chanflearon los dedos ó se le amotinó el teclado porque la verdad que "chipi",nu sé que es,"buzún",tampoco... :(

P.D.:Y Usted sabe como son esas cosas de la libre interpretación,no? jajajajjaa

BESAZOS Y TRADUCCIONES... ;)

Mayfly dijo...

Gabu:

Es que ya vengo cargando chupi desde el miércoles. Igual, interprete lo que quiera que hasta ahora va bien.

el rinoceronte de despues dijo...

Hola mayf. Muy buena la sensación de paranoia. Creo que el robo que decís lo pergenió un uruguayo, al menos lo tienen adentro en Argentina y el tipo no confiesa. El año pasado le fueron a hacer una nota porque es un personaje y el tipo, muy histriónico, dijo que las autoridades están deseando que el confiese pero que el no es el tipo disfrazado que sale en la cámara del banco y que nunca va a confesar eso y que en todo caso si lo hiciera saldría ganando porque podría escribir flor de guión para una película. La verdad que el tipo merecería más horas de cámara que cualquier mediático rioplatense.
Perdón por usar el verbo confesar tantas veces pero estoy medio quemado y creo que era el más adecuado (y me parece que no tiene ningún sinónimo :p)

Un abrazo.

valentina* dijo...

Atrapante. No podía parar de leer. Será que usted tiene un don? Seguramente.
Debería publicar algún libro.
De este lado del río tiene quien se lo diseñe con gusto.
un beso grande.
Val

aleSubliminal dijo...

buenísimo el relato... muy bueno.
me atrapó enseguida.

sigo recorriendo el blog, está muy interesante!

Mayfly dijo...

Rino:

Enorme gusto tenerlo por acá nuevamente. por lo del verbo confesar, también creo lo mismo.

La pista uruguaya, para mi, siempre fue falsa y en eso estoy con el tipo. No es por aquello de querer que todo quede de este lado del rio por una cuestión de orgullo (?), pero la verdad que, como se dice por estos lares, el tipo fue el "perejil" del caso.

Saludos.

Mayfly dijo...

Val:

Si es que tengo un don, seguramente no es el de la escritura. Pero muchas gracias por el desmesurado halago, y cuento con su ofrecimiento en cuanto al diseño.

Besos. Viene?

Mayfly dijo...

Ale:

Muchisimas gracias y bienvenido.