febrero 02, 2007

Vacaciones

Cuando encaraba el tema vacaciones siempre empezaba a sentir como algo especial. Solo con ver el bolso, mochila o lo que fuere a punto de ser llenado, el ir a comprar pasajes, hacer una lista mínima de cosas para no olvidarse, etc, etc, disparaba un sentimiento mezcla de ansiedad, disfrute y desenchufe.
Esta vez no fue asi. No se por que, pero ni siquiera el olor de los eucaliptos y pinos del lugar, que siempre hacian sonar un alerta en la cabeza que decía: "HEYYYYYYY!!!! ya no estas en la oficina!!!!", hizo efecto. Por supuesto, con los días llegó el desenchufe pero esta vez, bastante cerca de la vuelta. Se la pasa bien pero nunca alcanza. Siempre me pregunté por que el ser humano descanza menos de lo que produce. Trabajamos diez(?) horas, dormimos ocho(?), estudiamos, trabajamos once meses y medio (?), vacacionamos medio (?).
Muchas preguntas. Será hora de replantearse algunas cosas con respecto a los tiempos. Dar respuestas a estas preguntas y ver que posibilidades hay de trabajar diez meses durante el año y descanzar dos; trabajar ocho horas y dormir diez, etc, etc.


Creo que niniguna. Saludos

2 comentarios:

Clementina dijo...

Mayfly, cómo va? y bueno, cuantas respuestas se me ocurren a esto que planteás. El placer...sí, es demasiado efímero, y el hedonismo es una flor del mal condenada a morir en un florero de oficina. Que le vamos a hacer May, lo bueno dura poco...carpe diem!! ya lo dijeron antes que yo y no fue en vano.

Saluditos

Mayfly dijo...

Y si Hada... habrá que hacerse una lista de prioridades y acomodarla en función del tiempo. Besos